Lección 2 Implementos de la Labranza


Implementos de labranza

Están constituidos por aquellos usados para la adecuación del suelo, como los arados que sirven para roturarlo. Algunos de ellos pueden producir inversión o volteo del terreno. Hay varias clases de arados: de vertedera, de disco convencional, de disco superficial, de cinceles y el rotativo.

Arados de vertedera: Son implementos de labranza básicos compuestos por superficies acopladas en forma de oreja (vertedera), con bordes afilados (reja) que rompen e invierten el suelo.

Existe igualmente un arado de vertedera en dos sentidos o arado de vertedera reversible, que tiene bases con sentido de orientación a la izquierda y a la derecha. Los hay para ser montados en los tres puntos del alce hidráulico del tractor, semi montadas y de tiro.

Los arados de vertedera presentan algunas ventajas:

-  Requieren menos potencia por unidad de área de corte que el arado de disco convencional.

-  Ofrece mejor facilidad de operación cuando está bien ajustado.

-  Ofrece menos gastos y esfuerzos de mantenimiento y operación.

-  Produce mejor acabado del terreno, reduciendo por consiguiente las labores de labranza secundaria.

-  Es generalmente menos costoso que el arado de discos.

Sin embargo la operación con esta clase de arados presenta las siguientes desventajas:

- No pueden ser utilizadas en terrenos demasiado secos o húmedos. En el
primer caso, el rozamiento es muy alto, aumenta el desgaste y se corre el
peligro de romper el implemento, en el segundo caso no se produce el
desmenuzamiento deseable del terreno.

-  Por no ser un implemento rotativo, no puede utilizarse en terrenos con
obstáculos como piedras, tallos y raíces, porque no es capaz de sortearlos, con
el peligro de rompimiento del arado.

-  En suelos arenosos sufren mayor desgaste.

-  No se pueden realizar labores profundas.

Arados de Disco Convencional: En este tipo de implementos, la reja y la vertedera se han sustituido por una sola pieza que se denomina disco. Este es un casquete esférico que se sujeta por su polo a un eje alrededor del cual gira al avanzar, con cierto grado de inclinación.

Es muy importante considerar el grado de inclinación del disco. Si avanza el disco en una dirección paralela a su plano base, éste rodaría por el suelo resultando difícil su penetración. Si el disco vertical se gira a un cuarto de vuelta, la fuerza ejercida en la base del disco al avanzar sería tan grande que éste se rompería. En cambio, si el giro no pasa de 20o, la penetración del disco se acentúa sin dejar de rodar, lo cual disminuye la tracción y facilita el desmenuzamiento de la tierra.

Si el disco no mantiene su verticalidad, sino que se inclina en relación con el plano horizontal en un ángulo de 50 a 60o, esto facilitará aún más la penetración y reducirá el rozamiento, sin que el disco deje de rodar.

La labor realizada por el arado de disco es superior a la labor desempeñada por el arado de vertedera, por las siguientes razones:

-  Se pueden lograr mayores velocidades.

-  Cuando se usa en terrenos arcillosos, deja terrones más pequeños.

-  Deja el terreno mas suelto, es decir, con terrones más pequeños.

-  Es insustituible en terrenos pedregosos y con raíces fuertes, porque al saltas o cortar no ofrece obstáculo alguno.

-   Los discos se pueden usar en otras labores como en sembradoras,
zanjadores, caballoneadores, etc.

El diámetro y tamaño de los discos vría para su mejor adaptación al trabajo. Los tamaños más usados son: 30 pulgadas de diámetro (762 mm) para suelos livianos, 28 pulgadas de diámetro (711 mm) para suelos francos o de consistencia media. Los discos de 26 pulgadas (660 mm) tienen más fácil penetración en suelos arcillosos o pesados.

El biselado en los bordes tiene gran importancia para la mejor penetración de los discos en el terreno. La anchura de la labor de cada disco varía entre 17 y 39 cms. Dependiendo del tamaño del disco y la profundidad del trabajo.

Existen diferentes clases de discos: los de borde liso, borde dentado, borde corrugado, borde corrugado liso y borde corrugado dentado. Los discos dentados ofrecen mayores posibilidades de penetración en el suelo y los corrugados le brindan mayor resistencia a la superficie del disco.

Arado de disco superficial, (arado rastra): Mientras el arado de disco convencional presenta un soporte para cada disco fijado al cuerpo o bastidor principal, el arado de disco superficial o rastra presenta 2 o 4 cuerpos y los discos van soportados en un solo eje a manera de rastrillo.

Este tipo de rastras o arado de disco superficial está diseñado para preaprar suelos destinados a ser sembrados con cereales menores (trigo, cebada, etc.) o cualquier otro cultivo con un sistema radical parecido, es decir con raíces superficiales como las gramíneas (tetralite, aubade, avena, triticale, etc.) Igualmente se utiliza para incorporar correctivos de acidez, fertilizantes, herbicidas, etc.

Los arados de rastras presentan las siguientes ventajas sobre los arados de vertedera y de disco convencional:

-  Se logran altos rendimientos de campo, debido a sus mayores anchos de
corte que pueden sobrepasar los 5 m.

-    Por disco se requiere cuatro veces menos potencia que el arado
convencional.

-  Deja la superficie mucho más pareja después de la operación, que los arados de disco convencional y de vertedera, lo cual permite la reducción de las labores de labranza secundaria.

-  Mediante su utilización se reducen los costos de preparación del terreno para los cultivos de cereales menores.

Además de las anteriores ventajas, se deben precisar las desventajas. La principal es de no ser útil en la preparación de los suelos para todos los cultivos, por realizar una labor muy superficial y por otro lado, debido a su alto costo en los mercados del país.

Existen cuatro clases de arados de rastras:

-  Con ruedas de acción mecánica.

-  Con ruedas de acción hidráulica.

-  De alce hidráulico.

-  Rastras de tiro.

Las rastras con ruedas de acción mecánica son aquellos que se acoplan al sistema de tiro del tractor, sus ruedas le sirven para transportar el implemento y para guardar la profundiad de la arada. Las ruedas se accionan a través de una manivela, cuando se bajan (las ruedas) el implemento sube y queda en posición de transporte, cuando se suben, el implemento baja y queda en posición de trabajo a una profundidad previamente determinada.

Las rastras con ruedas de acción hidráulica, se diferencian de las anteriores solamente en que las ruedas ya no son accionadas en forma manual con la manivela, sino que se hac a través de gatos o botellas hidráulicas conectadas por medio de mangueras a las fuentes hidráulicas del tractor.

Las rastras de alce hidráulico, son las que vienen diseñadas para ser acopladas a los tres puntos de alce hidráulico del tractor. En este caso la profundidad del arado está determinada por esta fuerza.

Las rastras de tiro no disponen d llantas o ruedas. Para su transporte se deben disponer los cuerpos de los discos en forma paralela para que éstos rueden libremente sobre el suelo.

En las rastras es importante tener en cuenta la posición de los discos. Si en el cuerpo delantero, la parte cóncava del disco va colocada hacia adentro, en el cuerpo posterior va en sentido contrario, con el fin de lograr que el desplazamiento de la tierra que hace el cuerpo delantero en determinado sentido, el posterior lo regrese a su posición inicial y evite así la formación de depresiones del terreno.

Los discos dentados deben ser colocados en el cuerpo delantero, debido a que este cuerpo de discos es el que realiza la labor mas pesada.

Es importante tener en cuenta la "traba" durante las labores d remoción del suelo. La traba se refiere al ángulo entre los cuerpos de discos. A mayor ángulo, mayor profundidad de arada.

Arado de Cinceles: La función principal que cumple un arado de cinceles es la de romper capas endurecidas, que se han formado en la superficie del suelo y en una profundidad no mayor de 30 cm.

Las partes principales de esta clase de arados son: una barra portaherramientas, cuerpos o barras verticales y prolongaciones delanteras o

pies, conformadas por el cuerpo de una cultivadora o el cuerpo de un subsolador.

Los arados de cinceles como las cultivadoras presentan diferentes clases de pies. Esta clase de arados presentan las siguientes ventajas:

-  Mejora la infiltración del terreno.

-  No ocasiona erosión al no producirse el volteo del suelo.

-  Mejoran la aireación del suelo. Presentan las siguientes desventajas:

-  Solo se pueden utilizar en suelos sueltos (tipo arenoso). No se pueden utilizar en suelos pesados (tipo arcilloso).

-   Solamente se pueden utilizar en suelos limpios, con baja población de
malezas y sin obstáculos (piedras, raíces, etc.).

Arado Rotativo (Rotavator): Conformado por un eje horizontal que tiene una serie de cuchillas. Este eje recibe el movimiento de la toma de fuerza del tractor, está cubierto por una coraza metálica. Este tipo de arados presentan variaciones en cuanto a su tamaño, forma y número de cuchillas.

De acuerdo con el tipo de trabajo que vaya a realziar la máquina, es necesario seleccionar la velocidad de giro del eje, mediante el cambio de piñones, en la caja de engranajes.

Este tipo de arado es muy útil para:

-   Incorporar potreros y praderas a la producción agrícola, especialmente
cuando el pasto es kikuyo (Pennisetum clandestinum)

-  Preparar lotes o terrenos limpios y poco profundos, como los que se requieren para los cereales.

-  Preparar suelos inundados por el sistema de fangueo, como en el cultivo del arroz.

-  Incorporar correctivos, fertilizantes y herbicidas al suelo.

-  Cultivar o desyerbar entre los surcos de algunos cultivos, como la caña de azúcar.

Sin embargo, como en el caso de los arados anteriores, éste también presenta algunas desventajas:

- La continua utilización de este arado destruye la estructura del suelo, al
pulverizarlo.

-  No es posible utilizarlos en terrenos que tengan obstáculos como piedras o raíces gruesas, porque se corre el riesgo de dañar las cuchillas.

-  No sirve para preparar sementeras profundas, debido a la poca capacidad de penetración de sus cuchillas.

-  Su trabajo en terrenos con depresiones es defectuoso.

Hasta aquí se han considerado las labores que tienen que ver con la labranza primaria, es decir, las relacionadas con la arada del suelo. A continuación se presentan las labores, correspondientes a la labranza secundaria, con lo cual se busca el desterronamiento y pulimiento del terreno.

Como parte de la labranza secundaria, se realizan de uno a dos pases de rastrillo o algunas más según el caso. El número de rastrilladas depende principalmente del tamaño de los terrones dejados en la la labor de arada y del grado de humedad del terreno.

Se recomienda dejar un tiempo prudente entre la arada y la primera rastrillada, y entre la primera y la segunda rastrillada, con el fin de permitir que las semillas de las malezas germinen y se puedan destruir con el peso de la maquinaria.

Los implementos usados para la labranza secundaria son:

-       Rastrillo de discos

-       Rastra de dientes

-       Rodillos compactadores o pulverizadores

-       Azadas rotativas.

Rastrillo de Discos: Está compuesto por cuatro cuerpos, cada cuerpo está compuesto por una serie de discos. Este implemento tiene cono función romper los terrones ya sea, por corte con el disco, por impacto, por peso o por rotación.

Las fuerzas laterales en los rastrillos son compensadas mediante la posición de las caras cóncavas de los discos. Los discos de un cuerpo llevan la sección cóncava en un sentido, por ejemplo hacia la izquierda, el otro cuerpo lateral la lleva en sentido contrario. En la misma forma, si el cuerpo delantero lleva las caras hacia la izquierda el trasero lo lleva en sentido contrario.

Los discos de los rastrillos guardan las mismas indicaciones anotadas para las rastras; pueden ser lisos, dentados o corrugados, los derivados van ubicados en los cuerpos delanteros, etc. Los rastrillos pueden ser de ruedas o de alce hidráulico.

La penetración de los rastrillos de discos (en el terreno) se puede hacer de varias maneras:

-       Afilando los discos

-       Usando discos de mayor o menor diámetro. A mayor diámetro, mayor profundidad

-       Usando discos dentados

-       Usando rastras de mayor o menor peso

-       Agregando lastre a las rastras. Generalmente, los agricultores utilizan los empaques vacios de los fertilizantes, llenos de tierra o arena y los colocan encima de la rastra.

-       Variando la cantidad de discos por rastrillo. A mayor cantidad de éstos, mayor penetración

-       Aumentando o disminuyendo la traba del rastrillo

-       Aplicando las fuerzas hidráulicas hacia arriba o hacia abajo en el caso de los rastrillos con el alce hidráulico.

Además de las anteriores características de los rastrillos de discos, actualmente existen variaciones, según el enganche, de tiro, semimontadas y con alce hidráulico. El tamaño de la rastra depende a su vez del ancho de corte, del número y diámetro de los discos, de la separación entre ellos y del peso por disco.

Rastra de Dientes: Está constituido por un cuerpo sobre el cual van colocados los dientes, éstos pueden ser rígidos o flexibles.

La rastra de dientes se utiliza para aflojar el terreno previamente arado, el cual se ha compactado especialmente por la acción del tiempo (específicamente las lluvias); para rastrillar terrenos pedregosos donde la misma forma de los dientes le permite evadir obstáculos, para retirar malezas del campo, que se enredan en los dientes, para romper capas o costras que se forman en los suelos, cuando éstos son especialmente arcillosos.

Rodillos Compactadores o Pulverizadores: Son implementos pesados cuyo enganche generalmente es de tiro. Están constituídos por un eje horizontal al cual se le coloca una serie de ruedas libres y pesadas, cuyos bordes pueden ser lisos o con forma de dientes. Se utilizan para comprimir el suelo y restablecer la estructura del mismo cuando ha sido excesivamente trabajado. También se utilizan para complementar el desterronamiento del rastrillo de disco en suelos secos y duros y para garantizar un buen contacto de las semillas con el suelo, después de realizada la siembra.

Azada Rotativa o Escardillo Rotativo: Es un implemento de cultivo popular y eficaz. Consta de un cuerpo con montaje en las ruedas del escardillo con cojinetes de bolas, presión por resortes en las ruedas y acción de viraje automático. Se utiliza para romper capas endurecidas del suelo que se pueden formar después de la labor del rastrillo. Igualmente se pueden utilizar como cultivadores para siembras en hileras.

Todos estos implmentos tanto los de labranza primaria como los de labranza secundaria, requieren correcto ajuste antes de iniciar la labor, con lo cual se pretende lograr una máxima eficiencia en el trabajo.

En los arados se debe lograr una nivelación longitudinal y transversal, como también es necesario tener en cuenta la posición y el ángulo de cada disco (cuando están modificables) y la profundidad de la arada. En los rastrillos

además de los anteriores aspectos, es necesario elegir la traba necesaria de los cuerpos con el fin de producir el efecto deseado.