Lección 15. Clasificación de las cuencas hidrográficas

El primer intento de clasificación de cuencas se debe a Gravellius (1914) quién consideró que el río más grande es de orden uno (1) y los afluentes que llegan a él son de orden dos (2) y así sucesivamente. Luego Horton en 1945 invirtió el sistema de ordenamiento, asignando el primer orden a las corrientes de los cauces de menor tamaño que tengan alguna cantidad de escorrentía. Luego aparecieron los modelos de Panov (1948), Strahler (1952) y le siguió Scheidegguer 1965) y Shreve (1966).

 

Existe también, el método de Horton-Strahler en el cual incluye el componente Area, en el cual jerarquizan las cuencas por un control gravitatorio y excluyen aquellas cuencas menores de determinado rango. Igualmente se puede clasificar las cuencas de acuerdo a su comportamiento hídrico: torrencial, perenne, estacional o esporádico, dependiendo de los factores físicos de control intrínseco o externos.

 

Con la expedición de la ley 99 de 1993 (Creación del Ministerio del Medio Ambiente y Organización del Sistema Nacional Ambiental, SINA), las cuencas hidrográficas adquieren un tratamiento de importancia dentro del Estado. La dispersión institucional se racionaliza al concedérsele al Ministerio del Medio Ambiente, entre una de sus funciones, la expedición y actualización del estatuto de zonificación del uso adecuado del territorio para su apropiado ordenamiento. Las regulaciones nacionales, sobre uso del suelo en lo concerniente a los aspectos ambientales, pautas para el ordenamiento y manejo de cuencas hidrográficas y demás áreas de manejo especial. (Art. 5o, Numeral 12).

 

Igualmente, en el Marco de la Ley 388 de 1997 sobre el Ordenamiento Territorial, se dan pautas sobre cuencas hidrográficas que abastecen acueductos municipales y veredales; y más recientemente con la expedición del Decreto 1729 de 2002, establece responsabilidades sobre ordenación y manejo de las cuencas hidrográficas y asigna funciones inherentes al control sobre las mismas. Por tanto, una de las más valiosas herramientas de la práctica hidrológica, consiste después de la zonificación, clasificación e inventario de cuencas, es la codificación de las mismas; que permita estudiar y determinar en forma cuantitativa todos los procesos físicos que contribuyen a la formación y variación espacio temporal del recurso hídrico en una zona determinada; la asignación de un código a la cuenca, facilita identificar y diferenciar unas cuencas de otras. Igualmente, el código permite acceder dentro de una base de datos los diferentes atributos y características morfológicas y fisiográficas e interrelacionar con otras variables su distribución espacial del agua.

 

De tal manera que para codificar una cuenca del territorio nacional o para identificar una cuenca se procede de la siguiente forma:

El código se compone de siete dígitos, estos dígitos se forman a partir de una llave primaria (raíz) que contiene cuatro dígitos (abcc) y otra llave foránea que tiene tres dígitos (ddd).

 

LLAVE PRIMARIA: esta parte de la llave se compone de cuatro dígitos que permite identificar aquellas cuencas de primer y segundo orden mediante un código raíz (Fijo e inmodificable). Esta llave primaria será suministrada por el IDEAM a las CAR. Lo anterior, con la finalidad de coordinar, promover y orientar las acciones de codificación de las cuencas en donde exista dos o más autoridades ambientales (CAR) que compartan la misma cuenca, con lo cual permitirá mantener y actualizar una base de datos. La llave primaria consta de lo siguiente:

 

Llave Primaria                    Número de dígitos                        Campos

(a): Zona hidrográfica                      1                                             (0-9)

(b): Cuenca                                       1                                              (0-9)

(c): Subcuenca                                  2                                              (0-99)

 

LLAVE FORANEA: Esta otra parte de la llave, se compone de tres dígitos que permiten numerar en forma secuencial las cuencas que llegan a las Subcuencas, esta labor será ejecutada por parte de las Corporaciones Autónomas Regionales- CAR quienes una vez hayan obtenido la llave primaria (raíz) de la cuenca, procederán a numerar en orden ascendente las cuencas que alimentan a las Subcuencas, una vez cumplida esta labor queda conformado el código para cada cuenca. Las CAR¨s reportaran al IDEAM el código completo con los atributos de la cuenca. Lo anterior con el objeto de definir y organizar una base de datos con la información suministrada por parte de las corporaciones y con la información obtenida por parte del IDEAM. La llave foránea consta:

 

Llave Foránea:           Número de Dígitos               Campos

(ddd):                                       3                                  (000-999)

 

La llave foránea es un número secuencial (consecutivo) que permite numerar cada cuenca en forma ascendente. Es decir con este número se puede numerar cuencas de tercer orden en adelante. De tal forma que la estructura del código implementado tiene básicamente siete dígitos, donde representan:

El primer número, identifica la Zona Hidrográfica.

El segundo número, identifica la subcuenca.

El tercer número y cuarto número, la cuenca.

Y del quinto al séptimo número, las cuencas que le llegan a la Subcuenca de tercer orden en adelante identificadas por las CARs.