LECCIÓN 5. CLASIFICACIÓN DE SUELOS

 

El suelo de acuerdo a sus características formativas y de manejo, puede clasificarse con base a estándares establecidos por sistemas taxonómicos internacionales como los propuestos por la FAO o la USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) mediante la (Soil Survey Staff, 1999). En este tipo de clasificación se utilizan órdenes, subórdenes, grandes grupos, subgrupos y familias, siendo esta última la más precisa. Sin embargo, la clasificación por ordenes es ya bastante detallada, ya que entre ordenes de suelos se encuentran diferencias marcadas. Existen 12 tipos de órdenes de suelo, descritos por la USDA: Alfisol, Andisol, Aridisol, Entisol, Espodosol, Gelisol, Histosol, Inceptisol, Mollisol, Oxisol, Ultisol y Vertisol. Malagón (2004) citado por Posada (2010), distribuye el grado de evolución de los órdenes de suelo de acuerdo a una escala numérica de 0 a 5, como lo muestra la figura 11.

 

Figura 11. Grado de evolución de los suelos. Fuente: Malagón (2004) citado por Posada (2010).

Se puede apreciar a los histosoles como los menos evolucionados, ya que son derivados de materiales orgánicos que han sido acumulados por su bajo proceso de degradación (suelos de zonas inundadas, de páramos y tundras). Los oxisoles por el contrario tienen mayor grado de evolución, presentando características particulares como su baja fertilidad y altos contenidos de minerales de óxido de hierro y aluminio.

 

 

Descripción de los órdenes de suelo.

 

Jaramillo (2002) describe los 12 órdenes de suelo de la siguiente forma:

 

Entisol: Los Entisoles son suelos derivados de fragmentos de roca suelta, que están formados típicamente por arrastre y depósito de materiales sedimentarios que son transportados por la acción del agua. Son suelos jóvenes y sin horizontes genéticos naturales.

 

Inceptisol: Los inceptisoles son suelos con características poco definidas al igual que sus horizontes. En zonas de clima frío, se presenta acumulación de materiales orgánicos en la superficie debido a condiciones de baja degradación. Presentan un pH ácido, malas condiciones de drenaje y pueden contener minerales de arcilla amorfa como la alófana. Estos suelos ocupan gran parte de las laderas de Colombia, teniendo un desarrollo a partir de rocas recientemente expuestas.

 

Histosol: Los histosoles son suelos orgánicos que presentan un horizonte O bastante profundo, gracias a la acumulación de tejidos de plantas que no han sufrido procesos de descomposición por condiciones de baja temperatura y alta humedad. Estos suelos se encuentran saturados de agua al menos una vez por año, y se pueden encontrar en el territorio colombiano en zonas de páramo corriendo el riesgo de uso para fines agrícolas por su uso como sustrato orgánico. De estos suelos depende en gran medida la regulación hídrica de los páramos y el abastecimiento de agua en nuestro país.

 

Andisol: Los andisoles son suelos derivados de cenizas volcánicas. Presentan excelentes propiedades físicas, sobre todo de drenaje, así como buena fertilidad gracias a la acumulación superficial de materia orgánica humificada y a la presencia de la arcilla alófana. Estos suelos se encuentran en la zona andina, sobre todo hacia los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda, así como hacia la zona suroccidental del país en los departamentos del Cauca, Nariño y Putumayo. Son los responsables de la producción cafetera en nuestro país y por esto su gran importancia.

 

Alfisol: Los alfisoles son suelos típicos de zonas con cambios estacionales entre (húmedo a semiárido), con déficit de humedad de más de cinco meses al año. Poseen buen contenido de cationes intercambiables, pero alta susceptibilidad a los procesos de degradación. Presentan un horizonte superficial de color claro con bajo contenido de materia orgánica. Se encuentran en la Región del Caribe, especialmente en los departamentos de Magdalena y Bolívar y en los valles Interandinos del Magdalena y del Cauca.

 

Molisol: Los molisoles son suelos de color oscuro, con altos contenidos de materia orgánica. Son los suelos más fértiles ya que se encuentran en zonas cálidas de valles, con altos contenidos de arcillas y buena cantidad de cationes que forman bases y sales nutritivas para las plantas. Presentan texturas pesadas debido a condiciones de mecanización continua lo que los hace susceptibles a procesos de compactación. Son suelos muy productivos en el Valle del Cauca y la zona Caribe como la región del bajo Sinú.

 

Vertisol: Los vertisoles son suelos fértiles gracias a su alto contenido de arcillas. Sin embargo, debido a la presencia de arcillas expandibles de tipo 2:1 como la montmorillonita y la vermiculita, presentan condiciones de agrietamiento en verano y de alta plasticidad en invierno, ocasionando inundaciones por su baja infiltración. Representan suelos muy inestables para la construcción de obras civiles. En los Vertisoles el principal cultivo es el arroz bajo inundación, o arroz de secano durante la estación lluviosa.

 

Oxisol: Los oxisoles son suelos ricos en sesquióxidos de hierro y aluminio con predominio de arcillas de tipo 1:1. Son suelos meteorizados y de baja fertilidad. Presentan un pH ácido y baja retención de humedad, lo que puede limitar el crecimiento de las plantas por estrés. Se encuentran en la región de la Orinoquía, los Llanos orientales y la Amazonía, y acorde a las diferentes condiciones ambientales requieren manejos diferentes.

 

Ultisol: Los ultisoles son suelos más jóvenes que los oxisoles, sin embargo presentan características similares como la alta intemperización, colores rojizos y pardos por presencia de sesquióxidos de hierro y aluminio. Presentan un horizonte de acumulación de arcillas y bajo contenidos de bases minerales, lo que los hace poco fértiles para la agricultura.

 

Gelisol: Los gelisoles son suelos que presentan condiciones de congelamiento durante periodos largos de tiempo, presentando o no hielo en superficie. Son los suelos característicos de los polos y de zonas muy altas glaciares.

 

Espodosol: Los espodosoles son suelos que presentan un horizonte oscuro de acumulación de materia orgánica y alto contenido de aluminio, con o sin hierro, que se ubica por debajo de un horizonte mas claro que ha aportado aquellos elementos metálicos. Presentan un pH ácido y baja fertilidad.

 

Aridisol: Los aridisoles son suelos presentes en zonas muy secas y áridas, con muy bajas precipitaciones y alta evapotranspiración. Por esta condición, los aridisoles presentan altos contenidos de sales de calcio y magnesio, como también carbonatos y bicarbonatos de sodio. En Colombia están presentes en la parte alta de la región caribe, en el departamento de la Guajira, donde las precipitaciones están por debajo de los 500 mm anuales (Malagón, 2003).

 

La figura 12, ilustra los perfiles de algunos órdenes de suelo y sus características morfológicas.

Figura 12. Algunos órdenes de suelo y sus características morfológicas. (A) Andisol, (B) Entisol, (C) Inceptisol, (D) Alfisol, (E) Molisol y (F) Oxisol. Fuente: Jaramillo (2002).

 


 


Recursos:

Lectura sugerida:

Malagón D. (2003). Ensayo sobre tipología de suelos colombianos - énfasis en génesis y aspectos ambientales. Publicado en Revista académica Colombiana de la Ciencia, Volumen 27, No. 104: 319- 341.

Disponible en:

http://www.accefyn.org.co/revista/Vol_27/104/319-341.pdf