Lección 8. Factores extrínsecos a la sustancia que afectan la respuesta tóxica

Recordemos que la toxicidad, y por ende la respuesta tóxica, dependen de factores inherentes a la sustancia (referidas en lecciones anteriores), de factores del organismo expuesto y de las condiciones ambientales en las que se encuentra el individuo.

Los aspectos relacionados con el organismo y su ambiente son factores extrínsecos a las sustancias que alteran significativamente los efectos que ésta produce. Dentro de los factores ambientales tenemos:

 

Condiciones climáticas

Las características de una región, lugar o estación (presión atmosférica, humedad y temperatura), influyen en las propiedades, movilización y eliminación de un determinado agente tóxico (Vallejo, 1997). Por ejemplo, en regiones con climas cálidos (o en el verano) vías de eliminación como el sudor se incrementan, facilitando la eliminación de algunos tóxicos.

País de residencia (cultura – tradiciones)

Estudios epidemiológicos demuestran, que la población de un determinado país es más propensa a cierta enfermedad, que los habitantes de otro país. A través de estudios y estadísticas, se ha descartado una explicación genética y se ha fortalecido el argumento cultural y geográfico, puesto que personas que residen en un país distinto al de su residencia, por lo general, tienen la misma probabilidad de los residentes nativos (Peña et al., 2001).

Las particularidades de índole geográfico y cultural de una región o país, determinadas por la dieta, el grado de industrialización, la cotidianidad, el marco legislativo, entre otros aspectos, determinan las características de exposición de la población allí residente a agentes contaminantes.

Ocupación

El tipo de ocupación o actividad laboral desarrollada por el individuo, influye en la exposición a materiales tóxicos, tanto en el tipo de sustancia, como en el periodo de exposición a la misma. Peña et al. (2001) muestra algunos ejemplos de ocupaciones que incrementan el riesgo de sufrir cáncer (Tabla 5).

Tabla 5. Ocupaciones que incrementan el riesgo de ciertos tipos de cáncer

 

Los factores que dependen del organismo receptor del agente tóxico son:

Edad

En los extremos de la vida de un individuo (ej. niñez y vejez) algunos procesos, como la biotransformación y la excreción de sustancias, se hacen menos eficientes. En neonatos, el desarrollo completo del sistema enzimático se cumple entre los 6 y 12 meses de edad, incrementando el riesgo de intoxicaciones en bebes con edad inferior.

La composición del organismo cambia con la edad, a medida que se va envejeciendo el cuerpo disminuye su proporción de agua, pasando de un 75% a un 50%, y aumenta el de grasas, lo que ocasiona una recepción y acumulación diferencial entre tóxicos con alta o baja liposolubilidad (Philp, 2001).

Sexo

La desigualdad en la respuesta a un tóxico entre géneros, está fundamentada en las diferencias en el tamaño corporal, contenido de grasa, tasa metabólica basal, y presencia y expresión hormonal (Philp, 2001). La producción de estrógeno, por ejemplo, favorece la síntesis enzimática, no obstante y acorde a la sustancia del caso, las enzimas generadas pueden activar o eliminar al agente contaminante, evidenciando mayor susceptibilidad o resistencia en hembras (Vallejo, 1997).

Factor genético

Los procesos de biotransformación están regulados por varios genes, la diferencia en uno de ellos determina la variabilidad en la respuesta a nivel poblacional o individual en su proceso ADME, puesto que la variación puede derivar en efectos distintos entre organismos para una misma sustancia (Peña et al., 2001).

Enfermedades

Una patología que represente daños en órganos importantes dentro de la biotransformación, acumulación y eliminación de los contaminantes (hígado, riñones), o que haya dejado secuelas en el funcionamiento de los mismos, aumenta la toxicidad del agente. Algunas enfermedades alteran mecanismos de protección, como el daño en la barrera sangre-cerebro o BBB causado por la meningitis, generando el paso de sustancias que generalmente serían retenidas (Philp, 2001)

La enfermedad y la posterior intoxicación sobre un órgano pueden ocasionar la pérdida total de sus funciones, lo que como consecuencia lleva al detrimento de la vida del individuo o a su muerte inmediata.

Estado nutricional

El régimen nutricional influye en la toxicidad de una sustancia, la interacción del tóxico con alimentos, antes o después de su ingesta, altera los efectos del mismo. Es así como, por ejemplo, la deficiencia de proteínas y de ácidos grasos, y el exceso de carbohidratos afectan la fase II de la Biotransformación (ver lección 4), al limitar tanto la disponibilidad de sustratos, como la síntesis de enzimas importantes para las reacciones de ésta etapa (Peña et al., 2001).

Las flavonas, las xantinas y los indoles son compuestos que al tener una participación importante dentro de la dieta, favorecen e incrementan en el organismo las rutas metabólicas de oxidación y salida de los contaminantes, demostrando que una alimentación rica en ciertas sustancias puede proporcionar al organismo mayor resistencia a intoxicaciones.