Lección 11. De la cantidad a la calidad

 

 

Dar importancia a la calidad de un bien y/o servicio sobre su cantidad es un reto que toda empresa debe afrontar. Si revisamos de nuevo la lección 2, figura 3, la empresa alcanza su mayor beneficio (un mayor número de utilidades) en la medida que su volumen de ventas aumente, esto está ligado con la cantidad de piezas que se produzcan y se distribuyan al consumidor final. El productor alcanzará mayor utilidad en la medida que aumente la producción y venta de unidades procesadas o cultivadas.

A la producción de una unidad adicional (una cantidad marginal) le corresponde un único ingreso (ingreso marginal), el cálculo del ingreso total corresponderá con la sumatoria de los ingresos marginales. Sin embargo el cálculo del beneficio debe incluir el costo variable y el costo fijo de la producción; los costos variables son función de los volúmenes de producción, ejemplo de ello son el costo de consumo de agua, de energía, de materias prima e insumos, entre otros y los costos fijos se mantienen, es decir no varían con el aumento o disminución de los volúmenes de producción; ejemplo de ello es el valor de renta que debe pagar el empresario por una bodega o emplazamiento donde se produce n número de piezas.

Por lo anterior existen tres opciones para maximizar las utilidades de la organización:

  • Reducción de costos de producción.
  • Beneficio marginal neto igual a cero
  • Aumento del precio del producto.

Reducción de los costos de producción

Las producciones convencionales generalmente alcanzan un mayor número de piezas a un menor costo, sacrificando aspectos como calidad de materias primas y de procesamiento, características externas del producto como su presentación, así como los aspectos que deben estar inmersos en este como la veracidad de un cumplimiento normativo en los ámbitos formales (legalización empresarial), ambiental (requerimientos legales) y social (al menos el cumplimiento mínimo de requisitos laborales).

De acuerdo con las estadísticas de la Cámara de Comercio de Bogotá, para el ámbito nacional, el mínimo requisito de formalización empresarial es la inscripción ante esta entidad a través del registro mercantil, cuando una empresa no posee este registro claramente no dará cumplimiento a aspectos de cumplimiento legal, ambiental ni social. Aún cuando el Artículo 25 del Código de Comercio de Colombia establece que es obligación de todo comerciante contar con un registro mercantil, la inscripción de todos los actos, libros y documentos respecto de los cuales la ley exija esa formalidad y llevar contabilidad regular de sus negocios conforme a las prescripciones legales, existe una fracción del sector informal que presiona el ambiente a través de prácticas inapropiadas.

La Cámara de Comercio de Bogotá hace un análisis en donde establece cuatro aspectos mínimos de la formalización empresarial:

  1. Registro mercantil
  2. Manejo contable
  3. Pago de impuestos
  4. Aportes a la salud y seguridad social

Muy seguramente una empresa que no cuente con el registro mercantil poco interés tendrá en la implementación del concepto de ecoeficiencia en su organización.

Beneficio marginal neto igual a cero

Maximizar el beneficio corresponde con llegar a un beneficio marginal neto de cero, el ingreso marginal se equilibra con el costo marginal de la producción y la diferencia equivale a cero.

Aumento del precio del producto

Esta opción es función de la elasticidad de la demanda, la oferta y la competencia existente en el mercado.

El concepto de opulencia también juega un papel fundamental en el cambio de paradigma, pues la sociedad concibe la felicidad en adquisición y acumulación de cosas; ésta en lo insaciable de la humanidad acerca de los recursos finitos, alimenta su noción con un mercado de maximización de las unidades que se distribuyen en el mercado a un bajo costo. A los ojos del consumidor esto puede ser aceptable desde el punto de vista de la negociación.

Algunos objetivos de este principio serían: (Marlet, 2005)

  • En lugar de intentar vender más, buscar vender mejor, pues se trata de recuperar la dimensión humana de los humanos y de reducir la distancia entre producción y consumo para conocer en profundidad las verdaderas necesidades de los usuarios con el objetivo de favorecer la confianza y su fidelización.

De esta manera el concepto de producto debe orientarse a concebir, producir y ofrecer bienes/servicios de mayor calidad y durabilidad; a la intemporalidad en contra de los factores generadores de obsolescencia de los productos, a favor del uso de tecnologías que reduzcan los impactos ambientales y riesgos a la salud humana. Se requiere de una mejora en la eficiencia energética y de materiales por unidad de producto, la aplicación del concepto de desmaterialización así como la creación de productos fáciles de reparar, reutilizables o reciclados.

  • Enfatizar la dimensión de los servicios vinculados a la actividad productiva (información, asesoramiento, asistencia técnica, servicio postventa, de mantenimiento y de reparaciones). Favorece la confianza y fidelización del usuario a través de un sistema de garantías, la posibilidad de devolución de los productos una vez usados para evitar que vayan a parar a los vertederos.

  • Un marketing coherente con el concepto de calidad y la estrategia empresarial. Calidad como el grado en que el conjunto de características inherentes al producto/servicio cumplen con los requisitos definidos y la estrategia de la organización en cuanto a la penetración del mercado y la información transmitida sobre el producto.

Pasar de la cantidad a la calidad refiere que un conjunto de actividades, procedimientos y procesos se desarrollen bajo el cumplimiento de requisitos; un producto/servicio de calidad requiere del concurso del talento humano de la organización para el desarrollo de acciones de calidad, requiere de su motivación y formación. Pasar de la cantidad a la calidad refiere la calidad necesaria para la satisfacción del cliente, la calidad programada de acuerdo con las especificaciones requeridas y la calidad realizada del bien o servicio producido.

Para un análisis del concepto de calidad en el marco de la competitividad empresarial véase el artículo “Competitividad y estrategia: el enfoque de las competencias esenciales y el enfoque basado en los recursos

[Ir al artículo]