LECCIÓN 27. MEMORIA A CORTO PLAZO

      La información almacenada en el registro sensorial es transferida a la memoria de corto plazo, donde  se  retiene  durante un breve  periodo de  tiempo antes de  ser almacenada permanentemente, sin embargo  no por  esta habilidad la memoria a  corto plazo es simplemente una capacidad de retención transitoria de la información, por el contrario, es aquí donde las experiencias son interpretadas por su significado y organizadas de una forma lógica. Psicólogos como Feigenbaum y  Greeno, citados por Klein 1994 se  refieren a  la memoria a corto plazo como “memoria operativa”, un término que sugiere un proceso de memoria dinámico que es su característica central.


     La interpretación y organización de  las experiencias implica  no sólo la  representación física  de  un evento del registro sensorial, sino también la utilización de información anterior almacenada en la memoria a  corto plazo, permitiendo así que  las personas analicen, organicen  las nuevas experiencias y reinterpreten los eventos anteriores.      


     Dentro de las características principales del almacén a corto plazo se encuentran: Posee una  retención breve, la  cual tiene  un significado adaptativo, pues permite desviar rápidamente la atención de un evento al siguiente; otra de sus funciones es organizar y analizar la información; entre sus funciones se encuentra también que su capacidad de almacenamiento es limitada, en este aspecto varios autores sugieren que las unidades de información que  es capaz  de  almacenar  la memoria  a  corto plazo oscilan  entre  tres y siete  unidades, sin embrago habría  que  tener en cuenta los planteado por Watkins, citado por Klein en 1994, quien afirma que  parte  del recuerdo de  la memoria  a  corto plazo, refleja en realidad información almacenada en la memoria a largo plazo, es decir que  la información que  se  presenta al comienzo en una  experiencia  ya  ha  sido almacenada permanentemente.


     Entre  estas funciones se  plantea  igualmente  que  los recuerdos  almacenados en esta memoria pueden ser fácilmente  alterados por nuevas experiencias, tal característica puede  atribuirse  a  que  la  capacidad de  almacenamiento de  esta es muy  limitada, así cuando se alcanza su capacidad, la información nueva reemplaza automáticamente a la vieja, a no ser que se almacene de un modo significativo, dicha información se perderá para  siempre, y  finalmente se  plantea  para  la memoria  a  corto plazo una  función de repaso, repitiendo los recuerdos de un evento anterior para amentar la probabilidad de que determinadas experiencias se encuentren disponibles y se recuerden más tarde.
La función de repaso de la memoria a corto plazo


     El proceso de repaso tiene dos funciones, en primer lugar, permite mantener la información en la memoria a corto plazo para que no se olvide y en segundo lugar, el repaso hace posible que la información se vuelva más significativa. Sin embargo existe  una  diferencia importante entre  estas dos funciones del repaso. Existe  el repaso  de  mantenimiento y  el  repaso elaborativo, así  al utilizar el primero de  estos  simplemente  se  está repitiendo el material que  se  ha  aprendido, permitiendo que la información se mantenga en la memoria a corto plazo y puede dar lugar  al establecimiento  de  algunas asociaciones, mientras que  el repaso elaborativo, aumenta  en gran medida  la probabilidad de  recordar las experiencias posteriormente.


     Además con el repaso elaborativo se modifica la información para producir un recuerdo con más significado, posibilitando probar a  relacionar  una  experiencia con otra diferente, formar  una  imagen mental de  la experiencia u organizar esa  experiencia de una forma nueva.


La reconstrucción del pasado


     ¿Cuál es la precisión del recuerdo que  tiene  una  persona  de  una  experiencia? Frederick Bartlett citado por Klein 1994, argumentó que algunas veces el recuerdo de la información es impreciso. Algunas veces se olvidan los detalles de un acontecimiento, dando lugar  a  un recuerdo  imperfecto. Para  crear una  experiencia lógica  y  real,  las personas pueden añadir información a la memoria durante el recuerdo, con el fin de que esta adquiera sentido y establecer una memoria consistente con la visión del mundo de cierta persona.  La  modificación de  un recuerdo para  que  se  corresponda  con  las expectativas del individuo se llama reconstrucción de la memoria.    


     En un estudio llevado a  cabo por Barlett, donde  los sujetos  tenían que  leer el cuento “La Guerra de los Fantasmas”, el cual contiene una serie de detalles sobre las experiencias y  la  muerte fortuita de  un  soldado que  entabló una  batalla con los fantasmas. Los estudiantes tenían que realizar una prueba de recuerdo inmediatamente de leer la historia y algunas horas o días más tarde.


     Bartlett comprobó que, con ambos intervalos, el recuerdo de la historia por parte de los sujetos difería muchas veces de la historia original. Comprobó que  algunos aspectos eran suprimidos y  otros recalcados; en otros casos, se añadía nueva información.


     Debido a la falta de familiarización con la historia, los sujetos reconstruyeron la información para  que  fuese  más consciente con sus propias expectativas culturales, además el autor señaló  que  los estudiantes retuvieron algunos hechos  claves, ideas centrales  y  rasgos  principales, para  así reconstruir la historia pero cada  uno de  ellos utilizó su conocimiento personal para elaborar una versión particular.


     En relación a  la reconstrucción de  la memoria, el texto expone  el tema la exactitud del testimonio de los testigos, en este según Elizabeth Loftus citada por Klein 1994, sostiene que  los testigos recuerdan lo que ellos creen que vieron u oyeron y para hacer una descripción lógica y realista, el testigo añadirá información congruente a los aspectos que realmente recuerda, por lo tanto es posible que el recuerdo pueda alterarse también con la información recibida de otras personas.


     La investigación más reciente sobre memoria de testigos indica que un individuo que presencia un accidente y luego recibe información engañosa no puede discriminar entre el acontecimiento real y el sugerido. Esta incapacidad para distinguir lo real de lo imaginado conduce a un testimonio impreciso por parte de los testigos. En este sentido el recuerdo original no desaparece sino que, más bien, la persona no puede discriminar entre lo real y lo sugerido.


Memoria a corto plazo en los animales


     La evidencia sugiere que los animales tienen una memoria a corto plazo con cualidades comparables a las observadas en sujetos humanos. Las investigaciones llevadas a cabo con respecto al  tema  en animales, se  fundamentó en estudios de condicionamiento en los cuales el animal es  reforzado al determinar o ubicar el estímulo condicionado, obteniendo así una  recompensa  comida  por  ejemplo, habría que  tener  en cuenta una característica fundamental, pues para lograr encontrar cierto estimulo o lugar donde será recompensado, el animal hace  uso de  mapas cognitivos lo cual les permite recordar donde  han encontrado  previamente, o  no, la recompensa  (Gould y  cols,  citados por Klein).


     Sin embargo, de acuerdo a estudios realizados por Beatty y Shavalia (1980) parece ser que la memoria a corto plazo en los animales tiene una capacidad de almacenamiento mayor que en los humanos, sugiriendo que la duración de la memoria a corto plazo de los animales puede ser de hasta cuatro horas.